Cómo disminuir el plagio: 8 pasos para crear una cultura que fomente la integridad académica

[vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][vc_column_text]

Por: Priscila Zigunovas, Infografía: Triibu Estudio | Patrocinado por Blackboard | E-LEARN MAGAZINE

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][vc_column_text]

Cuando los estudiantes se sienten parte de una comunidad donde la integridad es un valor fuerte, es menos probable que tengan un comportamiento deshonesto.

Para lograr un ambiente así, las instituciones deben ser conscientes de que el plagio es una realidad y tienen que desarrollar estrategias para gestionarlo, por ejemplo usando la tecnología como una aliada. Por su parte, los docentes en sus propias clases, pueden aportar a esto construyendo una cultura, al ofrecer orientación y apoyo a sus estudiantes.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][nectar_animated_title heading_tag=”h4″ style=”color-strip-reveal” color=”Accent-Color” text=”Tener un código de honor”][vc_row_inner column_margin=”default” text_align=”left”][vc_column_inner column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][vc_column_text]

Los programas y las políticas que promueven la integridad académica dentro de una institución mejoran el comportamiento de los estudiantes. En los campus donde hay lugar a códigos de honor que son robustos y bien aplicados, los estudiantes nuevos con solo ingresar van a notar que la trampa existe en un grado significativamente menor que en los campus donde no hay un código y, en consecuencia, comienzan a interiorizar esta nueva ética comunitaria y a adoptarla como suya.

Y lo que es aún mejor, los estudiantes indican que los códigos de honor pueden tener un efecto a largo plazo y ser una influencia positiva en el comportamiento futuro que se extiende al sitio de trabajo que cada uno tendrá.

Los docentes también pueden crear un código de honor para su salón de clases y establecer responsabilidades y obligaciones que más se adapten a sus estudiantes.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][nectar_animated_title heading_tag=”h4″ style=”color-strip-reveal” color=”Accent-Color” text=”Enseñar a los estudiantes a escribir mejor”][vc_column_text]

A menudo ocurre que hacer trampa sin intención obedezca a la falta de comprensión en el uso adecuado de las citas y del parafraseo, es decir, a detalles técnicos en la práctica. Enseñar a los estudiantes cómo investigar y convertirse en mejores escritores puede ser clave para encender su pasión por el aprendizaje y encontrar su propia voz. Pero para que esto sea una realidad, las instituciones deben incorporar la escritura a los planes de estudio.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][nectar_animated_title heading_tag=”h4″ style=”color-strip-reveal” color=”Accent-Color” text=”Permitir a los estudiantes corregir sus propios errores”][vc_column_text]

Cuando se le permite a los estudiantes que entreguen versiones preliminares por medio de herramientas de detección de plagio, se sienten seguros de poder realizar los cambios y mejoras necesarias en su trabajo antes de entregar su versión final.

Esta práctica mejora el ciclo de retroalimentación para ellos y contribuye a mitigar el sentimiento de que el software de detección de plagio es más un castigo que una ayuda. Los docentes pueden desarrollar de igual manera una “zona de escritura” con tareas que puedan ser entregadas en un número ilimitado de veces. Esto hace que los estudiantes perciban un espacio al que pueden acudir siempre con el fin de revisar su trabajo para comprobar su originalidad antes de llegar a la evaluación formal.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][nectar_animated_title heading_tag=”h4″ style=”color-strip-reveal” color=”Accent-Color” text=”Apoyar estudiantes internacionales”][vc_column_text]

En el Reino Unido, algunas investigaciones demostraron que era cuatro veces más probable que los estudiantes que están afuera de la Unión Europea cometieran plagio en exámenes y trabajos académicos. Para laQuality Assurance Agency for Higher Education (QAA)2, algunas de las justificaciones de este comportamiento incluyen diferencias en las culturas y en los estilos de aprendizaje. La competencia o conocimientos lingü.sticos, particularmente cuando el inglés no es la lengua materna, pueden afectar la habilidad de los estudiantes de escribir con sus propias palabras. Nuevamente, por esto es necesario desarrollar programas y políticas para apoyar a estos estudiantes y así mitigar el plagio.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][nectar_animated_title heading_tag=”h4″ style=”color-strip-reveal” color=”Accent-Color” text=”Usar métodos reflexivos”][vc_row_inner column_margin=”default” text_align=”left”][vc_column_inner column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][vc_column_text]

En lugar de estimular un cambio en el comportamiento de los estudiantes con sanciones, las instituciones deberían concentrarse en generar políticas y buenas prácticas que conduzcan a la autorreflexión, la comprensión interna y el diálogo de forma integrada. Nijunk Dalal, profesor en la Oklahoma State University, argumenta que mientras los enfoques basados en sanciones podrían producir los cambios deseados en el comportamiento, no es claro si estos cambios están basados en el miedo al castigo o en un aprendizaje transformador interno. Si el cambio parte del miedo, los estudiantes podrían incurrir de nuevo en trampas si se sienten en situaciones donde es poco probable que sean descubiertos o sancionados. Sin embargo, Dalal afirma que si el cambio proviene del interior, es más probable que el estudiante no vuelva a recurrir a este tipo de atajos.3

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner column_margin=”default” text_align=”left”][vc_column_inner column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/6″ column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][/vc_column_inner][vc_column_inner column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”2/3″ column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][image_with_animation image_url=”749″ alignment=”” animation=”Fade In” border_radius=”none” box_shadow=”none” max_width=”100%”][/vc_column_inner][vc_column_inner column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/6″ column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][nectar_animated_title heading_tag=”h4″ style=”color-strip-reveal” color=”Accent-Color” text=”Desarrollar formas de evaluación justas”][vc_column_text]

Ser comprensivo con los estudiantes promueve el respeto y la reciprocidad, lo cual disminuye en ellos el deseo de hacer trampa. Los docentes deben desarrollar políticas y procedimientos de calificación justos y coherentes,y castigar también las trasgresiones de una forma estricta, pero a la vez íntegra y oportuna. Mientras sea posible, la presión puede reducirse no calificando a los estudiantes en una curva estricta. Es importante concentrarse en aprender y crear tareas interesantes, más allá de solo enfocarse en las calificaciones.1

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][nectar_animated_title heading_tag=”h4″ style=”color-strip-reveal” color=”Accent-Color” text=”Asegurarse que los alumnos en línea tengan el mismo trato”][vc_column_text]

Dado a que los estudiantes que aprenden en línea no se encuentran en el campus, podrían no recibir el mismo tipo de información con respecto del plagio, que aquellos que asistente a clases presenciales. Las instituciones deben encontrar formas de comunicar sus políticas a los estudiantes en línea y ofrecerles formación sobre el plagio. Esto podría lograrse, por ejemplo, pidiéndoles a firmar compromisos donde digan no a la trampa o haciéndolos más conscientes mediante un curso sobre el tema.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][nectar_animated_title heading_tag=”h4″ style=”color-strip-reveal” color=”Accent-Color” text=”Ser claro y coherente sobre la deshonestidad académica”][vc_column_text]

Las instituciones deben garantizar la integridad académica comunicando de forma clara sus expectativas sobre el comportamiento que constituye hacer trampa. Por eso, es esencial establecer y comunicar políticas en contra del plagio y motivar a los estudiantes para que las cumplan. La institución debe ser capaz de convencer a los estudiantes de que el plagio será objeto de una fuerte desaprobación y que hacer trampa es la excepción en el campus y no la regla. Cuando un estudiante hace trampa, la institución debe estar preparada para hacerlo sentir responsable mediante sanciones que tengan un valor educativo y disuasivo.1

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][vc_column_text]

FUENTES:

1. McCabe, D. L., Trevino, L. K., & Butterfield, K. D. (2001). Cheating in Academic Institutions: A Decade of Research. Ethics & Behavior,11(3), 219-232. doi:10.1207/ s15327019eb1103_2. Consultado el 22 de mayo de 2017 en http://www. middlebury.edu/media/view/257513/original/Decade_of_Research.pdf.

2. QAA. (2016). Plagiarism in Higher Education – The Quality Assurance … Consultado el 22 de mayo de 2017 en http://www.bing.com/cr?IG=F007BA6CC0C546E8AF40DD64E5ECB056&CID=28464D277D226BA50D6447AC7C246AD0&rd=1&h=iiV57MtKA4n9vzqyi0Kx4HjNMF4hKM39DJcgpCFkrAE&v=1&r=http%3a%2f%2fwww.qaa.ac.uk%2fen%2fPublications%2fDocuments%2fPlagiarism-in-Higher-Education-2016.pdf&p=DevEx,5087.1.

3. Dalal, N. (2015). Responding to plagiarism using reflective means. International Journal for Educational Integrity, 11(1). doi:10.1007/s40979-015-0002-6. Consultado el 22 de mayo 2017 en http://download.springer.com/static/pdf/750/art%253A10.1007%252Fs4097901-0002-6.pdforiginUrl=http%3A%2F%2Fedintegrity.springeropen.com%2Farticle%2F10.1007Fs4097901500026&token2=exp=1495552113~acl=%2Fstatic%2Fpdf%2F750%2Fart%25253A10.1007%25252Fs40979-015-0002-6.pdf*~hmac=aef7c966848adc329f4b0a8a8a68274ee87261776eef7e51347abee542c9197e

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Related Blog