Por: Priscila Zigunovas | Patrocinado por Blackboard | E-LEARN MAGAZINE

¿Por qué es importante? En la Glasgow Caledonian University, se anima al personal académico a explorar nuevas posibilidades de enseñanza, aprendizaje e investigación a través del uso de la tecnología.

Glasgow, Escocia, Reino Unido

Tener acceso a la tecnología es importante, pero poder usarla de forma innovadora para resolver problemas en la educación superior puede marcar una gran diferencia, especialmente si se trata de mejorar la experiencia estudiantil. Glasgow Caledonian University (GCU), una institución con 20.000 estudiantes que se destaca por mantenerse a la vanguardia en el campo de la investigación a nivel mundial y con su amplia participación, constituye un gran ejemplo para explicar cómo las herramientas y los recursos digitales pueden ponerse al servicio de la enseñanza, el aprendizaje y la investigación, siempre en búsqueda de producir resultados extraordinarios.

El creciente uso de las tecnologías en la Glasgow Caledonian University como forma de conseguir su objetivo de transformar vidas a través de la educación se ve aún más impulsado por su estrategia institucional para el 2020. Para tal fin, la GCU se ha enfocado en mejorar el ambiente digital de aprendizaje y expandir el uso de la tecnología para así mejorar la experiencia estudiantil, desarrollar la capacidad digital, ampliar la oferta de aprendizaje a distancia y en línea e incrementar la conectividad en los campus universitarios y en las comunidades en general.

Jim Emery , Lecturer in Digital Learning de la Glasgow Caledonian University.

Explorando Blackboard Collaborate Ultra

Desde el año 2002, Blackboard Learn ha sido la principal plataforma de enseñanza y aprendizaje en la GCU. Todos los módulos de la universidad están disponibles en el ambiente digital de aprendizaje, el cual está integrado con otras soluciones de software y aplicaciones tales como Maple, para las matemáticas, y Leganto, para la biblioteca. Queremos animar al personal y a los estudiantes a convertirse en usuarios más competentes de la tecnología digital, de manera que puedan mejorar y enriquecer su experiencia de enseñanza y aprendizaje”, afirma Jim Emery, Lecturer in Digital Learning de la GCU.

Una herramienta que ahora todos están usando de forma particularmente innovadora es la aplicación de conferencias web: Blackboard Collaborate Ultra. “Blackboard Collaborate Ultra es nuestra plataforma institucional para usar webinars. Uno de sus mayores atractivos es la facilidad de acceso y uso. La simplicidad de la interfaz del usuario fue un factor clave cuando tomamos la decisión de usar la integración Blackboard Collaborate Ultra”, agrega Emery. “Collaborate Ultra está insertada en todos los módulos, es decir, está disponible para la enseñanza, el aprendizaje y la investigación en línea, y además sirve de apoyo para mejorar las actividades pedagógicas y posiblemente también amplíe el alcance de las clases tradicionales”.

El personal académico de la GCU está usando Blackboard Collaborate Ultra de formas muy variadas. Por ejemplo, es ideal para dar retroalimentación a los estudiantes tanto individual o como en grupos o para facilitar y registrar las sesiones.

Esta solución también nos ha permitido que expertos de otras instituciones participen en nuestras clases en horas diurnas y nocturnas, lo cual ha sido muy bien recibido por los estudiantes. “De hecho, los alumnos quieren más tiempo de clases. Están tan comprometidos que no paran de hacer preguntas”, dice Fraser McLeish, Learning Technologist de la GCU.

Según McLeish, la institución está compilando una variedad de casos para entender mejor la forma en que el personal académico usa Blackboard Collaborate Ultra y ResponseWare en toda la universidad. A continuación mostramos algunos ejemplos interesantes.

“El personal académico de la GCU está usando Blackboard Collaborate Ultra de formas muy variadas. Por ejemplo, es ideal para dar retroalimentación a los estudiantes tanto individual o como en grupos o para facilitar y registrar las sesiones”. Jim Emery

Decisiones sobre tratamientos para pacientes mediante el hospital virtual

La GCU cuenta con un Centro de Simulación Interprofesional que ayuda a los estudiantes a obtener las destrezas clínicas necesarias para el ejercicio profesional en un ambiente seguro.

El Centro de Simulación Interprofesional está dotado de simuladores y equipos de registro de alta fidelidad y tecnología de punta. Además, el centro permite al equipo técnico crear escenarios específicos y filmarlos usando el sistema de cámaras SMOTSTM.

El centro de simulación tiene una sala con 18 camas, salas de reuniones informativas, un cuarto de control, estaciones de enfermería, una sala de terapia intensiva y más. Allí, los estudiantes pueden poner en práctica sus conocimientos con pacientes falsos (actores), maniquís, capacitadores en tareas específicas o con otros estudiantes.

Los centros de simulación como el de la GCU son comunes en otras instituciones de educación superior. Sin embargo, la singularidad del enfoque de la GCU radica en el uso de webinars y en las herramientas de recopilación de datos que permiten tomar decisiones sobre cuál tratamiento es el más adecuado para un paciente. Básicamente, los médicos catedráticos formulan preguntas con base en casos específicos y los estudiantes tienen la posibilidad de votar por un tratamiento.

Ahora bien, dado que el Centro de Simulación Interprofesional sólo puede recibir un número limitado de estudiantes en un periodo, era necesario crear alguna especie de escenario de simulación accesible para los grupos más grandes. “Así, Liz Simpson, jefe del módulo, decidió trasladar a los estudiantes a un auditorio de clases más amplio de manera que pudieran observar cómo funciona la aplicación, preguntar sobre los procedimientos y dar sus impresiones a través de Padlet Wall. Ese grupo de estudiantes estaba a punto de culminar sus estudios satisfactoriamente e ingresar a los hospitales, y ese era el punto de partida: usar la aplicación en aras de prepararlos con situaciones con las que se encontrarían en la vida real en los próximos meses”, afirma McLeish.

La GCU comenzó a adoptar este enfoque usando TurningPoint, un pequeño dispositivo de recolección de datos que los estudiantes podían usar para responder preguntas en el campus. Ahora usan la solución interactiva de recolección de datos de TurningPoint para votar en línea a través de sus teléfonos inteligentes y otros dispositivos en red. “Gracias a esto, los alumnos tienen la posibilidad de tomar decisiones como si estuvieran en un verdadero hospital. Por ejemplo, reciben un paciente en estado grave y tienen sólo diez segundos para evaluar y tomar una decisión. Luego, se les muestra la respuesta correcta, es decir, si el paciente se agrava o fallece al final. Evidentemente, la respuesta correcta determina el tratamiento que debe aplicarse”, explica McLeish.

Recientemente, la profesora Liz Simpson dictó una conferencia sobre “Aplicación de fisiopatología” para el módulo de “Consolidación de capacidades profesionales en la enfermería (para adultos)” con la intención de que los estudiantes entendieran los cambios fisiológicos que experimenta un paciente que no muestra signos de mejoría. La respuesta de los estudiantes sobre este y otros proyectos fue tan positiva que ahora mismo Blackboard Collaborate Ultra y TurningPoint son herramientas que se utilizan en toda la universidad.

La solución de aprendizaje colaborativo  simple, conveniente y confiable para innovar en aprendizaje e incrementar el compromiso estudiantil.

Investigación colaborativa internacional 

Aunque la mayoría de los profesores de la GCU utilizan Blackboard Collaborate Ultra con fines de enseñanza y aprendizaje, existen iniciativas de investigación que también usan esta herramienta para facilitar la colaboración internacional. De acuerdo con Emery, los institutos de investigación de la universidad han incrementado el uso de Blackboard Collaborate Ultra. Un ejemplo de ello es la organización de sesiones híbridas, donde expertos de diferentes países tratan de identificar tratamientos que si funcionan o se ponen de acuerdo sobre la necesidad de cambiar un tratamiento.

Un caso sobresaliente es el proyecto que dirige la investigadora Julie Duncan Millar orientado a ayudar a sobrevivientes de derrames cerebrales en su recuperación. Es importante mencionar que hasta un 77% de los sobrevivientes de una apoplejía sufren una enfermedad llamada trastorno de miembros superiores, y el proyecto tiene justamente como objetivo de estudiar algunas acciones en los ensayos de rehabilitación de brazos.

Como parte del proyecto, se debe contemplar una “reunión de consenso” de un día en donde los participantes tanto del campus y como en línea debían colaborar en la creación de una caja de herramientas para el tratamiento en tiempo real. La reunión se estableció para juntar a sobrevivientes de derrames cerebrales, ayudantes, voluntarios, expertos en salud y académicos para que participaran y votaran por los tratamientos cuando fuera necesario. Luego, se ponían a disposición las grabaciones del evento.

Esta sesión de seis horas se llevó a cabo exitosamente gracias al uso de Blackboard Collaborate Ultra. Sin embargo, como la solución de votación de Blackboard Collaborate Ultra aún es limitada y no cumplía con la tarea original, se usó el software de recopilación de datos de TurningPoint para que los participantes votaran. Al inicio había un requisito para los teclados y los dispositivos de red. Las preguntas fueron integradas a PowerPoint y los datos brutos fueron exportados para un análisis más detallado en el futuro. Además, como se integraron los resultados a PowerPoint, fue posible agregar narración en una fecha posterior. Esa narración sería transformada en HTML5 a través de iSpring Converter Pro para que se pudiera ver fácilmente en una página web.

“Así, todos podían votar sobre si un tratamiento era adecuado o no, y a partir de esos resultados creamos una caja de herramientas inteligente que incluye una serie de tratamientos acordados que podrían ayudar a los sobrevivientes de apoplejías. Una caja de herramientas virtual donde pueden almacenarse y compartirse los tratamientos acordados para el trastorno de miembros superiores”, afirma Emery.

Compromiso global

Para Emery, la tecnología ahora permite a la GCU pasar de ser una universidad que usaba la tecnología para mejorar el aprendizaje a ser una institución completamente digital, no sólo en cuanto al contenido, sino también en términos de cobertura geográfica.

La GCU, que ahora cuenta con sedes en Glasgow, Londres y Nueva York y con socios en Omán, Bangladesh, Sudáfrica y las islas Mauricio, se denomina a sí misma como la ‘Universidad para el bien común’, y una de sus metas para 2020 es involucrarse con estudiantes y comunidades en todo el mundo. “La tecnología nos permite ser un actor global”, afirma McLeish.

Por ejemplo, la GCU es socio académico fundador de una institución de educación superior innovadora en África que fue creada para formar futuros líderes en el continente. De hecho, la ex Primera Dama de Sudáfrica y Mozambique, la Dra. Graça Machel, llamó la iniciativa del African Leadership College (ALC) en Mauricio, una “historia africana inspiradora”.

En cuanto a lo que les depara el futuro, Emery subraya la necesidad de crear y desarrollar una experiencia de aprendizaje igualitaria para todo el abanico de estudiantes, sin importar cómo o desde dónde accedan al VLE. “Mientras más digital sea nuestra actividad, más debemos enfocarnos en brindar actividades de aprendizaje participativas y desafiantes”.

McLeish visualiza un escenario donde la educación tenga menos fronteras y más colaboración en línea. “Existen muchas tendencias, tales como la realidad virtual, que se están haciendo más viables debido a la disminución de los costos, pero nuestro principal reto es asegurarnos de que, aunque la tecnología tenga un efecto en la enseñanza, la pedagogía sea lo primordial. Y la tecnología puede encajar perfectamente en la pedagogía de forma planificada y sostenible”.

Cuatro formas innovadoras de usar Blackboard Collaborate Ultra 

Invitar a expertos internacionales a participar en las clases

 

Dar a los estudiantes retroalimentación individual o en grupo

 

Facilitar la investigación colaborativa internacional

 

Organizar y registrar reuniones con un amplio grupo de participantes (junto con software integrado de recopilación de datos)

Jim Emery, Lecturer in Digital Learning de la Glasgow Caledonian University.

Fraser McLeish, Learning Technologist de la Glasgow Caledonian University.

Fotos:

AFP Andy Buchahan