Por: Laura Orozco | Patrocinado por Blackboard | E-LEARN MAGAZINE

Para toda universidad del mundo, la calidad de la educación que reciben sus estudiantes es un asunto prioritario. Por eso, con cada nueva tecnología que aparece para facilitar los procesos de aprendizaje, se abre una gran oportunidad de mejora para las instituciones.

Piloto en marcha

La primera iniciativa fue adoptar Blackboard Learn a manera de piloto, únicamente para la oferta de posgrados online y blended. Este público objetivo limitado le permitió a la universidad un mayor control con excelentes resultados y aprendizajes. Mientras esto sucedía, los docentes y estudiantes de pregrado continuaban operando con Moodle, y recibían capacitaciones que les permitían prepararse para adoptar, en el futuro próximo, nuevas y mejores  herramientas para el aprendizaje virtual.

“Más que nada, la comunidad recibió muy bien la consistencia de la plataforma, y el nivel de aceptación que tuvo por parte de académicos y estudiantes en su usabilidad fue muy bueno. El hecho de contar con una sola plataforma integral nos dio muy buenos resultados”, afirma Herane.

Masificación

A partir de marzo de 2017, BlackboardLearn se convirtió en la única plataforma e-learning de la institución. Para lograr su masificación y hacer que verdaderamente permeara a cada uno de los pregrados que ofrece la Universidad Mayor, se empezó a implementar en los programas online, blended y en las aulas de acompañamiento virtual con las que cuentan todas las clases presenciales.

Según Laura Solís, Directora de Desarrollo E-learning de la universidad, “una de las fortalezas que tiene la institución es su modelo de clases sincrónicas online. En este aspecto, BlackboardLearn, a través de herramientas como Blackboard Collaborate, nos brinda una solución muy importante porque permite, no solo cercanía entre profesores y alumnos, sino también poder responder de manera rápida sus inquietudes y brindar el feedback que solo una sesión en tiempo real puede ofrecer”.

Blenderizando la educación

La Universidad Mayor cuenta con tres carreras completamente online: Prevención de riesgos, Administración Pública e Ingeniería de Administración de Empresas.

Estas funcionan y se desarrollan con Blackboard Learn, pero la idea es que no sean las únicas que lo utilicen ampliamente.

“La universidad está desarrollando políticas para invitar a todas los programas a sumarse al modelo de educación blended. Hay una diferencia entre ser blended y simplemente subir algún material a la sala virtual. Una metodología verdaderamente combinada es, por ejemplo, un aula invertida, en la que el online conversa con el presencial”, explica Solís.

Metodologías claras

Actualmente, la Universidad desarrolla metodologías de trabajo blended y online para poder transmitir la misma información a todos los docentes y a todas las facultades. Para esto, cuentan con el acompañamiento y las visitas del equipo de adopción de Blackboard Learn, que funciona a modo de consultorías.

“Estamos desarrollando un modelo de capacitaciones y de integración del cuerpo académico a la metodología. Además, a través de unidades académicas transversales a toda la universidad, como las clases de los departamentos de Gestión o de Matemáticas, trabajamos con los docentes en el desarrollo de asignaturas blended para poder tener un mayor impacto institucional”, describe Mario.

Ejemplos que inspiran

Finalmente, el equipo de e-learning de la institución se dedica a explorar las herramientas del paquete provisto por Blackboard para impulsar su uso y generar una comunidad virtual más amplia.

Una de sus mejores estrategias es la creación y presentación de cursos ejemplares que puedan demostrarle a los docentes todo el potencial de la plataforma online.

“También estamos creando repositorios online para asesorar en su uso a los docentes que todavía no conocen mucho de la metodología e-learning o que apenas se están acercando a ella. La idea es que el acercamiento no sea solo a través de las capacitaciones sino que los profesores vean la universidad en forma íntegra está haciendo uso de la plataforma”, concluye Solís.

Como bien los ejemplifica la Universidad Mayor de Chile, el éxito de un proceso de adopción depende de varios factores, pero sobre todo, de la planeación con la que se realice. Por un lado, es importante hacerlo paso a paso, con proyectos piloto que permitan medir el impacto y perfeccionar la implementación; y por otro, es vital contar con el acompañamiento y las consultorías de las compañías creadoras de las plataformas e-learning, pues su conocimiento y experiencia puede llevar las herramientas a su máximo potencial.