Por: Leonardo Tissot | Patrocinado por Blackboard | E-LEARN MAGAZINE

¿Por qué es importante? El nuevo modelo de diseño de cursos de la Central Michigan University beneficia a profesores, diseñadores instruccionales y, por supuesto, a los estudiantes, pues ha logrado que el proceso de desarrollo sea más eficiente y al mismo tiempo, aumenta el número de cursos anuales disponibles.

Mount Pleasant, Michigan, Estados Unidos

Central Michigan University (CMU) fue una de las ganadoras del Blackboard Catalyst Awards 2018. Su modelo de diseño de cursos en línea, que comenzó a tomar forma en 2016, brindó a los docentes la oportunidad de desarrollar proyectos de una manera más colaborativa. Como resultado, el número de cursos en línea está aumentando y los plazos de los docentes se completan más a menudo, beneficiando así a más de 9.000 estudiantes bajo la modalidad de aprendizaje en línea en la CMU.

Los premios anuales Blackboard Catalyst Awards reconocen a los profesionales que usan las soluciones de Blackboard para apoyar y mejorar su desarrollo profesional dentro y fuera de su organización, por ejemplo, la Central Michigan University ha venido demostrando su dedicación en programas innovadores de desarrollo y capacitación con el diseño de cursos que van desde oportunidades de aprendizaje creativo hasta capacitaciones corporativas en las tecnologías más recientes.

En octubre del 2016, luego de que un comité dirigido por el consejo directivo de la CMU hiciera una revisión exhaustiva que duró un año, implementaron un modelo completamente nuevo para el diseño de cursos en línea. Antes de esto, el diseño de los cursos en línea y el desarrollo profesional de los profesores asociado al mismo ocurrían con base en procesos aplicados desde hace más de una década.

“Este trabajo involucró a un grupo mixto de 10 personas, incluyendo profesores de diferentes universidades y representantes tanto de la biblioteca como de la sección administrativa de la CMU. Hicimos una extensa investigación centrada en la literatura existente sobre desarrollo de cursos en línea, y también contactamos y entrevistamos a personas que también realizaban trabajos similares en otras instituciones”recuerda Jeremy Bond, Interim Director/eLearning en la CMU.

Jeremy Bond, Interim Director/eLearning at Central Michigan University.

Para poner en práctica el nuevo modelo, CMU diseñó un grupo para el desarrollo de cursos (denominado Cohort Course Design), donde el equipo del Centro de Excelencia en Enseñanza y Aprendizaje de la universidad, integrado por diseñadores instruccionales, bibliotecarios, productores de medios, gerentes de proyectos y coordinadores de eLearning hicieron parte de esta iniciativa. Se realizó una prueba piloto en octubre del 2016 con la participación de un reducido grupo de profesores.

¿Cómo funciona el Cohort Course Design?

Los profesores pueden vincularse con otros profesionales en una cohorte de muchas maneras, ya que las demandas de creación de cursos provienen de distintas áreas dentro de la universidad. Es decir, un único profesor puede querer desarrollar un nuevo curso o la misma administración puede identificar la necesidad de crear uno.

“Estudiamos cuidadosamente quién hará el trabajo. Por ejemplo, podemos tener un curso de Maestría en Ciencias y Sistemas de la Información. De este modo, y sabiendo que teníamos profesores de la Facultad de Administración de Negocios, trabajamos en conjunto con la bibliotecaria asignada a la misma Facultad. En cuanto a la elección del diseñador instruccional, buscamos dentro del equipo y descubrimos que teníamos un diseñador instruccional con una sólida formación en educación contable. Esta es la metodología más común, ya que revisamos los antecedentes disciplinarios de la facultad y tratamos de encontrar las personas más aptas dentro de nuestro equipo”, explica Bond.

La universidad también trabaja con dos coordinadores de eLearning: uno de ellos sirve a la población de docentes de pregrado y el otro a los de postgrado. “Puertas adentro, tenemos un proceso que nos permite armar cada red de apoyo de cohortes, así como el equipo o personas que los asisten mientras hacen su trabajo al mismo tiempo”, agrega el director.

Para desarrollar un curso se realizan varias reuniones. Cada grupo de docentes se reúne cada dos semanas durante una hora, y estas reuniones generalmente son convocadas por Bond con la ayuda de la Coordinadora de Apoyo Docente, Kendra Brown. Este proceso conduce a una mayor colaboración entre los profesores, ya que pueden ver y revisar el trabajo de los demás.

¿Cuál es la intención del Cohort Course Design?

  • Mejorar la experiencia de los profesores aumentando la colaboración, eliminando tareas tediosas e integrando asistencia y recursos adicionales.
  • Proporcionar toda la capacitación y desarrollo necesarios como oportunidades flexibles y a su propio ritmo, alojadas en Blackboard Learn.
  • Reducir el tiempo de finalización de tareas aprovechando la colaboración entre pares e incluyendo el liderazgo académico (por ejemplo, el director del departamento, el director del programa, etc.).

Un cambio totalmente necesario

El proceso existente antes de la aplicación del Cohort Course Design creaba obstáculos, barreras para entrar, frustración por parte del profesorado, experiencias dispersas y, en muchos casos, largas demoras. En promedio, de principio a fin, diseñar un curso requería 145 días calendario, con plazos incumplidos en un 89% de las veces. Con el nuevo modelo, ahora se puede desarrollar un curso en 97 días y el número promedio de cursos diseñados en un año pasó de 36 a casi 100.

Antes de que los profesores comenzaran a desarrollar nuevos cursos, la universidad tuvo que completar dos experiencias diferentes de capacitación en línea: un taller básico de Blackboard, revisado hace algunos años para permitir el avance a ritmo personalizado, y el Taller de Desarrollo de Cursos en Línea (OCDW por sus siglas en inglés), un esfuerzo de capacitación sincrónico en línea que duró cuatro semanas.

En camino hacia el nuevo proceso, el OCDW fue rediseñado como un taller de avance a ritmo personalizado que posteriormente se llamó: Taller de Diseño de E-Learning (DEW, por sus siglas en inglés). Esto permitió a muchos más profesores adquirir las habilidades necesarias para tener éxito en el diseño de cursos en línea y, finalmente, implementar un modelo de diseño de cursos virtuales completamente nuevo.

Los profesores y diseñadores instruccionales están más satisfechos con el nuevo modelo

En el marco del modelo anterior, los profesores solamente estaban en contacto con los diseñadores instruccionales, mientras que ahora pueden apoyarse en todo un equipo. Además, al integrar el desarrollo y la capacitación a ritmo personalizado, los profesores pueden trabajar en ello junto con sus otros compromisos profesionales.

“En general, los profesores aceptan que hay un gran beneficio en poder ver el trabajo de los demás. Y en relación con esto, también está la oportunidad de recoger las ideas de otras personas aparte de las de nuestro personal, como las de otros profesores, dentro y fuera de sus respectivos departamentos”, dice Bond.

Los diseñadores instruccionales también han expresado su satisfacción sobre el aumento de la eficiencia, considerando que ahora se reúnen con grupos pequeños de docentes y toman decisiones en conjunto, en lugar del antiguo método de reuniones uno a uno. “Ya no son responsables únicos de dominar tareas y pueden concentrarse más en el diseño instruccional, lo que hace la experiencia más agradable para ellos”, afirma Bond.

Comentarios de la facultad sobre la iniciativa según la encuesta más reciente de CMU*:

“Considero que ver los cursos de los demás fue lo más útil, pues me dio muchas ideas y pudimos discutir diferentes enfoques. Además, vimos cómo algo que funciona en mi curso quizá no sea una buena idea para otro profesor”.

“Soy una persona visual y me beneficio al ver la estructura de los demás, y también al permitir que otros vean la mía y compartan sus comentarios”.

“El personal también tenía diferentes ideas y sugerencias que resultaron muy útiles durante todo el proceso”.

* Todos los comentarios son anónimos

CoursePro brinda apoyo a los profesores al usar los productos de Blackboard

CMU también creó un servicio llamado CoursePro para apoyar a los profesores en su trabajo. CoursePro permite a los profesores solicitar que los servicios se realicen a su nombre dentro de Blackboard. Las solicitudes más comunes incluyen configurar foros de discusión, cargar bancos de prueba, configurar asignaciones y crear carpetas. En las horas pico, CoursePro procesa más de 80 solicitudes de profesores por mes.

El éxito de la iniciativa: un esfuerzo de equipo

Por haber recibido el Blackboard Catalyst Award, Bond desea compartir este mérito con todos los involucrados en el proceso. “Todo el éxito que hemos alcanzado resultó de un esfuerzo grupal”, explica Bond. “Todos en nuestro departamento, así como quienes no pertenecen directamente a nuestro grupo, y la asociación con los bibliotecarios de la universidad, por mencionar un ejemplo, tienen una gran influencia sobre los resultados que hemos obtenido con esta iniciativa. Además, creo que los profesores de la universidad que participaron en esta iniciativa, más de 100, también merecen reconocimiento. Su voluntad y deseo de hacer este trabajo de otra manera lo hicieron posible”, concluye el director.

Jeremy Bond, Interim Director/eLearning de la Central Michigan University.

Fotos:

AFP Steve Jessmore