Por: Priscila Zigunovas | Patrocinado por Blackboard | E-LEARN MAGAZINE

¿Por qué son importantes la evaluación y la acreditación? Para promover una mejor enseñanza y un mejor aprendizaje, la University of Arkansas-Fort Smith está probando una solución integrada con Blackboard Learn.

Fort Smith, Arkansas, Estados Unidos

En la University of Arkansas – Fort Smith (UAFS), las clases con pocos estudiantes y las oportunidades de aprendizaje aplicado promueven la educación centrada en el estudiante, ofrecida en esta institución pública a más de 6.600 alumnos cada semestre. Ubicada en Fort Smith, la segunda ciudad más grande de Arkansas, UAFS ha tenido un proceso formal de evaluar los resultados de aprendizaje de los estudiantes durante más de 25 años, y siempre está en una búsqueda constante para mejorarlo. Por ello, en 2016 comenzó a experimentar con Blackboard Outcomes Assessment, una solución que apoya y facilita los procesos institucionales relacionados con la evaluación y la acreditación.

“La evaluación es la práctica constante para que un educador documente que el alumno realmente aprendió. Los mejores maestros y profesores ya están documentando el proceso y usando los resultados para mejorar el aprendizaje”, relata Rebecca Timmons, director of Academic Assessment and Accountability y co-chair of the Committee for Assessment of Learning Outcomes (CALO, por sus siglas en inglés), responsable de coordinar las actividades de evaluación en el campus.

En UAFS, la evaluación de los resultados de aprendizaje estudiantil está dirigida por los profesores y se da en tres niveles: curso, programa y universidad. Timmons explica que la evaluación a nivel de curso la establecen individualmente los profesores o cada departamento, y están vinculados a las competencias del curso acordadas por el departamento.

Rebecca Timmons, Director of Academic Assessment and Accountability en la University of Arkansas-Fort Smith 

“Cada programa académico especifica los resultados de aprendizaje de la universidad y del programa que se miden para determinar cómo mejorar el aprendizaje estudiantil. Estos hallazgos se usan para mejorar el plan de estudios, la planificación, la asignación de recursos y para determinar si los estudiantes han aprendido el material”, explica Timmons.

Según la directora, aunque UAFS ha tenido un proceso formal de evaluación desde el inicio de la década de 1990, ahora están comenzando su tercer ciclo de cinco años de evaluaciones, en el que los profesores analizan los resultados de cada evaluación y determinan qué se debe cambiar o implementar para lograr los resultados de aprendizaje deseados tanto del programa como de la Universidad.

University of Arkansas – Fort Smith

  • 7.000 estudiantes inscritos
  • Proporción de 18 estudiantes por cada docente
  • Ofrece 60 licenciaturas y grados asociados, 35 programas de certificación y un programa de maestría

También puede interesarte: 7 Consejos para realizar una evaluación adecuada

Aplicación de Blackboard Outcomes Assessment

En octubre de 2016, durante un taller de Blackboard Outcomes Assessment, UAFS aprendió a usar esta solución para configurar sus resultados y evaluaciones de aprendizaje tanto en la universidad como en el programa y en el curso. Timmons relata su experiencia: “Discutimos cómo debíamos establecer los objetivos y las rúbricas, identificar los instrumentos, cómo calificar las rúbricas en la experiencia de los resultados y cómo aplicar la función de análisis e informe. Desde ese taller, hemos venido experimentando con Blackboard Outcomes Assessment en los tres niveles”. Ya que UAFS siempre busca mejorar el aprendizaje estudiantil, utilizar Blackboard Outcomes Assessment fue una oportunidad para ver si la solución, que se integra perfectamente dentro de Blackboard Learn, encajaba en la cultura de la institución y brindaba a los profesores los resultados deseados.

Proyecto piloto de Toma de decisiones éticas

En el segundo semestre de 2017, UAFS inició un proyecto piloto para evaluar uno de los resultados de aprendizaje de la universidad: La toma de decisiones éticas, Objetivo 1: Los estudiantes identificarán los dilemas éticos y las partes afectadas, utilizando la función de evaluación de resultados de Blackboard. Tres profesores se ofrecieron como voluntarios para participar en este programa piloto que se llevó a cabo en el año académico 2017-18.

“Nos reunimos y discutimos las tareas que cada uno usaría para el piloto, el proceso para evaluarlas usando Blackboard y el cronograma del proyecto. Los profesores luego utilizaron la rúbrica de toma de decisiones éticas para evaluar los instrumentos recogidos en el segundo semestre de 2017. En el primer semestre de 2018, nos reunimos para analizar los resultados y los hallazgos proporcionados por Blackboard en la descripción general del informe para así determinar qué debíamos hacer para mejorar el aprendizaje estudiantil en la toma de decisiones éticas y en el proceso de evaluación”, según comparte Timmons. El proyecto piloto será continuo y destinado a que los profesores apliquen estas ideas y sugerencias durante el año académico 2018-19 y luego lo evalúen nuevamente utilizando la rúbrica de toma de decisiones éticas.

“La acreditación regional será más importante a medida que avanzamos en el siglo XXI. La acreditación considera no solo el aprendizaje de los estudiantes, sino también la situación financiera de una institución, así como la integridad de sus prácticas y procesos. Los estándares se modifican constantemente, y cada vez hay más instituciones de educación superior que rinden cuentas. A medida que la educación superior es puesta más y más bajo la lupa, las instituciones deberán responsabilizarse por el aprendizaje estudiantil”.

Rebecca Timmons, Director of Academic Assessment and Accountability en la University of Arkansas – Fort Smith

Resultados y Beneficios

Aunque la universidad no tiene la intención de utilizar Blackboard Outcomes Assessment como la única solución universal de evaluación -ya que actualmente están usando otra herramienta digital como repositorio de narrativas de los profesores y como reflexión sobre los resultados de la evaluación-, Timmons cree que sí existen beneficios de usar una solución de evaluación sacada directamente del ambiente digital de aprendizaje.

La principal ventaja es que todos en el campus utilizan el mismo sistema, y esto permite un acceso estandarizado al proceso, a la ubicación de los instrumentos y al almacenamiento de los resultados. “Los datos se pueden archivar y son accesibles cuando se necesitan. Nadie tiene que buscar información almacenada en unidades compartidas o en carpetas”, explica Timmons. Los resultados también están estandarizados, por lo que los profesores saben qué podrán recuperar y analizar una vez que culminen. Un beneficio adicional es que luego de capacitar por primera vez a los profesores para usar el proceso de evaluación del ambiente digital, no necesitan volver a capacitarse. “A veces la jerga de evaluación puede volverse confusa. Cuando todos entienden el proceso y la terminología de Blackboard Outcomes Assessment, se reduce la confusión”, dice Timmons.

Acreditado regionalmente por la Higher Learning Commission, UAFS es una institución de Open Pathway. Timmons explica que Open Pathway es un ciclo de 10 años con revisiones realizadas en los años 4 y 10 con un enfoque en la garantía de calidad y la mejora institucional. Para tal acreditación en los años 4 y 10, se escriben y presentan argumentos de aseguramiento, un proceso que involucra al personal del campus, el cuerpo docente y la administración para revisar cada uno de los cinco criterios y sus subcomponentes y así determinar cómo cumplen con los estándares, proporcionando evidencia de respaldo. “El aprendizaje estudiantil es fundamental para la calidad educativa y organizacional. La acreditación se centra en el compromiso de la institución de saber y entender lo que los estudiantes están aprendiendo, mejorar el proceso de enseñanza y promover estos esfuerzos a través de la integridad de la institución y el apoyo financiero”, agrega Timmons.

Mejores prácticas en evaluación y acreditación

Diversas prácticas de evaluación: UAFS permite flexibilidad evaluativa y trabaja con los profesores y los programas en conjunto para documentar lo que ya están haciendo y aprovechar ese conocimiento. Timmons asegura que “aunque los informes de evaluación de UAFS están estandarizados, las prácticas individualizadas de evaluación no lo están”.

Mejora en la enseñanza y el aprendizaje: Al comienzo del ciclo de evaluación de cinco años, el profesorado determina sus resultados de aprendizaje del programa (Program Learning Outcomes, PLO por sus siglas en inglés), que se muestran en el sitio web de cada programa. Las evaluaciones de cada PLO se crean para apoyar estos resultados. A lo largo del ciclo de cinco años, se enseña a los estudiantes, se realizan evaluaciones, se recopilan los resultados y se realizan análisis. También se modifican los métodos de enseñanza y las recolecciones de documentos: “Las conversaciones que tenemos sobre el aprendizaje estudiantil son probablemente el factor individual más importante para mejorar el aprendizaje. Se escriben informes que respaldan estas conversaciones. Todo queda documentado y codificado en una plantilla que los profesores pueden visitar en un futuro”, concluye Timmons.

Rebecca Timmons, Director of Academic Assessment and Accountability en la University of Arkansas – Fort Smith 

Fotos:

AFP Rachel Putman